• Reducir  fuente
  • Aumentar  fuente
19 Sep 2016

Big Data frente a metodologías clásicas en encuestas y estudios de mercado


_STB0213

En esta ocasión, entre las firmas invitadas a un ‘Un blog en red’ contamos con la colaboración de Carmelo Javier Muñoz, director del Observatorio Nacional de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI). Esta tribuna aporta su punto de vista sobre el uso de minería de datos procedentes de Internet frente a la metodología clásica, en la realización de encuestas y estudios:

Desde hace unos años y ante el constante crecimiento de la importancia por parte de las empresas del manejo de información para el desarrollo de sus estrategias de marketing, la recogida de la misma se ha ido extendiendo y sofisticando con el tiempo. Paulatinamente la extensión y el grado de complejidad de la herramienta por excelencia en la recogida de información del consumidor, la encuesta, han ido en aumento.

Este hecho trae consigo dos problemas: uno crónico, la fiabilidad de las respuestas; otro asociado al fenómeno en sí, el posible descenso de dicha fiabilidad debido al diseño de cuestionarios largos, pesados y complicados. El primero de estos problemas puede deberse a múltiples factores: tendencia a dar una respuesta socialmente aceptable por parte del encuestado dependiendo del tema por el que se pregunte, inexactitud de la respuesta por estar basada en el recuerdo del individuo, etc. El segundo de ellos se debe claramente al grado de detalle que requieren los clientes de las empresas de estudios de mercado para conocer al consumidor y ofrecerle luego lo que este desea con alto grado de personalización y segmentación del bien o servicio en cuestión. Por tanto, parece que la información declarada, la extraída de las encuestas, se hace insuficiente o no todo lo exacta que sería deseable que fuese. ¡Qué fácil sería todo si las empresas pudiesen saber exactamente qué hace el consumidor y adivinar cuál será su siguiente movimiento!

Parece ser que ese problema del grado de exactitud de la información necesario para conocer al individuo tiene una solución que pasa por el uso de las TIC. Resulta impresionante la cantidad de información que tanto empresas como individuos generan en la red, tanto personal y privada como pública. Es ahí donde está el filón a explotar para anticiparse prácticamente a los movimientos de los individuos. Y el Big Data, paradigma del análisis de grande volúmenes de datos, tiene la clave.

Desde el ONTSI nos hemos dado cuenta de ello, aplicando el concepto al análisis de ciudadanos y empresas para resolver un problema similar al expuesto. Dos han sido las líneas en las que se ha trabajado:

  1. El análisis en tiempo real de dispositivos con el consentimiento de sus propietarios para detectar virus y prácticas de seguridad en los mismos. En el último Estudio de Ciberseguridad y Confianza en los Hogares Españoles, publicado el pasado mes de junio, se muestra la diferencia entre las respuestas basadas en el recuerdo o conocimiento por parte de los individuos y lo que realmente se detecta en sus dispositivos. Sirva como ejemplo que el 24,8% de los individuos declararon que habían sido infectados por un virus en su ordenador personal cuando realmente el 60% de ellos habían albergado malware de algún tipo.
  2. La obtención de los principales perfiles profesionales TIC demandados por el mercado laboral y su correspondencia con la oferta formativa universitaria y profesional a partir de las ofertas de trabajo publicadas en las principales webs de empleo y webs de empresas del sector TIC (Internet como Fuente de Datos). Este trabajo aúna el aprendizaje automático de un algoritmo (Machine Learning), la búsqueda automática a través de la web (web crawling) y el procesamiento de lenguaje natural (Natural Language Processing), obteniéndose como principales perfiles demandados los programadores analistas Java, J2EE, los técnicos en informática de gestión e inteligencia de negocio y los técnicos en redes, comunicaciones y seguridad. La herramienta puede explorarse en las siguiente URL.

 

El ONTSI no se detendrá aquí. Tenemos intención de seguir investigando en estas líneas pero sin descuidar las metodologías clásicas, ya que si bien es cierto que estos nuevos métodos pueden ser fiables para corregir el problema de las encuestas en cuanto a información declarada que se basa en el recuerdo, de momento, y parece todavía lejano, no solventa la recolección de información basada en percepciones y opiniones. En este sentido, se seguirá explorando la vía de Internet como fuente de datos en los campos estudiados, y la de observación de los ciudadanos en otros campos como la compra online.



Los comentarios están cerrados.