• Reducir  fuente
  • Aumentar  fuente
23 Mar 2016

Casos de uso de RedIRIS (la Radioastronomía)


telescopioEn la última entrega explicábamos la relación de RedIRIS con la Supercomputación así que en esta vamos a centrarnos en su vínculo con la Radioastronomía, una herramienta enfocada a la resolución de incógnitas en el Universo. Alguno de los objetos celestes, como las estrellas y galaxias de reciente formación, sólo son visibles por telescopios convencionales porque las nubes de polvo y gas que las envuelven no dejan pasar su luz. Afortunadamente, dado que estos astros no sólo emiten luz sino también ondas infrarrojas y de radio capaces de traspasar dicha barrera, este problema queda resuelto con los radiotelescopios.

Según el doctor Francisco Colomer, coordinador del Instituto Geográfico Nacional (IGN), “gracias a GÉANT y a las infraestructuras nacionales como RedIRIS se pueden ahora combinar dichos datos en tiempo real. Nace así la e-EVN, con capacidad para realizar estudios de fenómenos como supernovas o explosiones de rayos gamma desde el mismo momento en que se producen, o realizar el seguimiento de objetos y material orbitando”.

El mecanismo VLBI es aparentemente sencillo, pero tras él se esconde un complejo despliegue de recursos científicos y tecnológicos: la información recogida por la observación simultánea de múltiples radiotelescopios es almacenada, junto con las señales de tiempo de sus relojes atómicos, y posteriormente enviada al correlador, supercomputador que realiza la correlación de los datos, generándose así las imágenes celestes denitivas. Éstas, de mayor resolución que las logradas por el telescopio óptico más potente de la Tierra, se remiten a un fichero accesible para los cientícos que pueden estar en cualquier lugar del mundo.

Si te interesa este artículo puedes seguir leyéndolo en la web de RedIRIS.



Los comentarios están cerrados.