• Reducir  fuente
  • Aumentar  fuente
29 Ene 2018

Cinco apps que han transformado la industria musical


Si existe un sector que ha sufrido una transformación absolutamente revolucionaria a consecuencia de la digitalización del mercado e Internet es la industria musical. No sólo han cambiado los formatos y los productos, sino la forma en que consumimos, escuchamos, organizamos y compartimos música. Este nuevo modelo no se explicaría sin la irrupción de algunas aplicaciones que han resultado determinantes para el mercado. Hoy, en unblogenred.es, analizamos cinco apps que, bajo nuestro punto de vista, mantienen un protagonismo esencial en el actual proceso evolutivo que experimenta el mercado musical.

Spotify: La mayor plataforma de música por streaming del mundo es la principal culpable de la transformación del sector. Millones de usuarios de todo el mundo han sustituido el medio físico por servicios como este, que les permiten optimizar la organización de la música que les gusta, llevarla siempre consigo, compartirla con sus amigos y disfrutarla en cualquier dispositivo.

Las cifras de Spotify son impresionantes. La compañía nórdica tiene más de 140 millones de suscriptores de más de 60 países del mundo y recientemente ha anunciado que ha alcanzado los 70 millones de usuarios Premium, aquellos que pagan por el servicio. Son diez millones más que hace seis meses. Este modelo de negocio, que permite al usuario acceder a millones de canciones a través de una tarifa plana, es uno de los grandes culpables del menor número de descargas ilegales de contenidos musicales en la Red. Su salida a bolsa está prevista para dentro de unos meses y los expertos la valoran en unos 16.000 millones de dólares. Sus principales competidoras son Apple Music, Google Play Music y Amazon Music.

Shazam: Recientemente adquirida por Apple por una cifra que ronda los 340 millones de euros, esta aplicación, creada en Londres, constituye la última gran apuesta de la compañía de la manzana por el sector musical y una jugada por intentar acercase un poco más a los 70 millones de suscriptores de Spotify, frente a sus 30 millones. La aplicación reconoce en segundos las canciones que suenan cerca del dispositivo y las vincula a las plataformas de streaming a las que está suscrito el usuario. Tiene importantes competidoras, como Soundhound, que incluso puede reconocer una canción tararearada, o Musicxmatch, que incorpora la letra de la canción en la pantalla, a modo de karaoke.

Musical.ly: Esta app permite crear, compartir y descubrir vídeos de 15 segundos, en los que los usuarios esencialmente bailan y hacen playback de los temas que les gustan. Algunos la definen como una mezcla entre Snapchat y está arrasando entre los adolescentes. Tiene 200 millones de usuarios –90 de los cuáles los ganó el año pasado–, fue creada en China y ha sido recientemente adquirida por 1.000 millones de dólares por otra compañía de su misma nacionalidad, Bytedance Technology, que también posee un importante agregador de noticias.

Soundcloud: Esta red social para músicos tiene 175 millones de usuarios en el mundo. Les proporciona una fórmula para distribuir y promocionar sus creaciones en Internet. Es decir, una suerte de Spotify con la obra de músicos que empiezan o buscan nuevas maneras de distribuir su trabajo. El proyecto fue creado en Berlín por un artista y un productor de sonido. Según los expertos, necesita encontrar nuevas fórmulas de monetización para garantizar su viabilidad, ya que sólo un pequeño porcentaje de sus usuarios abona un plan premium. Sin embargo, su influencia es enorme y compone un verdadero mercado secundario de artistas en lanzamiento.

YouTube: La influencia de YouTube es sustancial en cualquier área de los contenidos digitales, incluida la música. Cabe recordar que esta plataforma, adquirida por Google en 2006, tiene más de 1.500 millones de usuarios activos, que suben 500 horas de vídeo por minuto. El 5% están dedicadas a la música. Existen todo tipo de apps que permiten reproducir y realizar listas musicales de todo el contenido que existe en YouTube. La plataforma constituye, asimismo, una oportunidad para millones de artistas de todo el mundo, que la utilizan para mostrar sus obras. La abundancia de contenidos es tal que de una canción podemos encontrar múltiples versiones, tanto de artistas consagrados como anónimos.



Los comentarios están cerrados.