• Reducir  fuente
  • Aumentar  fuente
19 Ago 2016

¿Cómo hemos cambiado a la hora de viajar?


imagen_viajes

Continuamos en nuestro blog con la serie de post veraniegos. ¿Quién recuerda cuando planificar unas vacaciones pasaba por la visita a una agencia de viajes que se encargaba de organizarnos prácticamente todo? En los últimos diez años la revolución digital, así como el nacimiento de un nuevo turista digital más independiente, informado y multicanal, han obligado al sector turístico a reinventarse y crear experiencias para un viajero más exigente que está dispuesto a pagar más por la excelencia.

Estamos asistiendo a la creación del nuevo modelo turístico del siglo XXI: el Destino Turístico Inteligente. Hoteles, aerolíneas, cruceros, agencias de viajes y destinos turísticos no solo se han adaptado a la era de la digitalización, aprovechando las oportunidades que ofrece Internet, sino que están sofisticando su propuesta de valor antes, durante y después del viaje. Su objetivo no es otro que interactuar, empatizar, captar y fidelizar a los turistas y viajeros, generando un vínculo duradero entre este y la empresa. Y es que el nuevo turista necesita estar conectado de forma permanente y hacer uso de los medios sociales en todo momento como base para la toma de decisiones.

Algunas agencias juegan con la realidad virtual para que el usuario experimente lo que encontrará en el destino, las páginas de las aerolíneas, no sólo venden vuelos, sino que ofrecen coches de alquiler, hospedaje o información del destino en sus webs, incluso los restaurantes de las ciudades ofrecen Wifi gratis a sus clientes como reclamo. Hoy día, a excepción del pasaporte, podemos llevarlo todo en el móvil. Desde la guía turística, el traductor automático, los mapas, la posibilidad de comprar entradas para visitar monumentos o museos, las tarjetas de crédito, etc.

Los smartphones se sitúan como una herramienta esencial para encontrar información sobre viajes, ya sea antes de realizar la reserva o en el mismo momento del mismo. La mayoría de los usuarios inicia el primer paso hacia su viaje en Internet y el móvil es la principal herramienta a la hora de planificarlos en un 72% de los casos, según datos del último estudio realizado por la agencia de investigación TNS y Google.

Que el viajero disfrute del viaje es esencial para lograr la excelencia de la experiencia y, en este punto, las soluciones de movilidad, innovación y la integración de los mundos físicos y online abren camino a un gran número de posibilidades para completar y personalizar la oferta de servicios accesibles en el destino.

Según el estudio Destination: Connected Travel de Accenture, un 82% de los viajeros manifiesta que disponer de Wifi en la habitación es muy importante. Las webs y apps, así como la información turística de la zona, los sistemas móviles, el IoT, la realidad aumentada, la inteligencia artificial y hasta los wearables convertidos en pulseras inteligentes con los que poder pagar o abrir la habitación, también son herramientas valoradas por los usuarios. Algunas cadenas hoteleras, por ejemplo, están probando suerte en el campo de la inteligencia artificial incorporando la robótica con el objetivo de reducir el tiempo de espera en recepción y ganar eficiencia, optimizando el servicio de habitaciones, o incluso retransmitiendo en directo lo que sucede en sus instalaciones a través de las redes sociales.

Al regresar, la experiencia no termina. Usamos Internet para la fase de búsqueda y reserva de un viaje, pero también se ha convertido en la forma de disfrutarlo y compartirlo. El mundo virtual y las redes sociales permiten hacer virales sensaciones tanto positivas como negativas experimentadas durante y después del viaje. De hecho, las opiniones son tan importantes que un 49% de los usuarios no reservaría nunca en un alojamiento que no las tuviera y la cifra se eleva al 93% cuando hablamos de que los comentarios de los usuarios influyeron al viajero a la hora de decidirse, según el informe Destination: Connected Travel de Accenture. En definitiva, las redes sociales aportan un altísimo valor añadido y es algo que las empresas deben cuidar puesto que transmiten la autenticidad y frescura que buscan los nuevos viajeros.



Los comentarios están cerrados.