• Reducir  fuente
  • Aumentar  fuente
10 Oct 2016

Cómo las TIC han evolucionado el negocio de la comida a domicilio y, de paso, al sector de la restauración


post just eat foto

Es innegable cómo la incorporación de la tecnología e Internet en nuestro día a día ha generado nuevas formas de negocio adaptadas a los mercados digitales. Hoy, conseguir clientes constituye todo un reto, en el que las TIC juegan un papel importantísimo.

Existen en total 21,5 millones de internautas españoles, de los cuales, casi 16 millones son compradores online. Gastan una media por compra de 75 euros, según el Estudio anual de eCommerce 2016 de IAB.

Las ofertas personalizadas son una buena opción para captar clientela. De hecho, el 71% de los españoles de entre 21 y 34 años serían más fieles a una determinada marca si recibiesen ofertas exclusivas basadas en su localización, según el estudio sobre el aumento del comercio móvil en España de la Mobile Marketing Association.

En este sentido, uno de los sectores que no sólo se ha reinventado sino que ha irrumpido con mayor fuerza es el de la restauración. Ahora, los restaurantes han encontrado una nueva forma de incrementar sus ventas a través del servicio de comida a domicilio y cada vez se presta más atención al cliente online.

Al 70% de los españoles le gusta cocinar, pero sólo 1 de cada 10 tiene tiempo de hacerlo siempre y este es el principal motivo por el que los usuarios hacen uso de la comida a domicilio, según los datos sobre el sector de comida a domicilio del IE.

La forma de vida y las costumbres de la gente han cambiado tras la llegada de los teléfonos inteligentes. En España, en la actualidad, existen más de 18 millones de smartphones. Esta nueva herramienta ha simplificado innumerables procesos de la vida cotidiana; entre ellos, pedir comida a domicilio. Ahora con sólo hacer un par de clicks en la pantalla del móvil el usuario puede tener su comida favorita en casa.

Just Eat, tras comprar Sin Delantal y La Nevera Roja, y Deliveroo, que empezó a operar en España en noviembre, son las compañías que compiten actualmente en nuestro país en reparto de comida a domicilio. Sin embargo, UberEats, que tras empezar en Barcelona el pasado año se despidió de este servicio con la promesa de volver en un futuro próximo, y Amazon, que acaba de aterrizar en el mercado europeo para unirse al negocio del reparto de comida de restaurantes a domicilio, se encontrarán en esta carrera como nuevos competidores.

Para adentrarnos un poco más en el mundo del reparto de comida a domicilio, hemos entrevistado a Jesús Rebollo, director de Just Eat en España, compañía que ha crecido de forma espectacular en los últimos cinco años, alcanzando los 5.000 restaurantes adheridos a su plataforma.

En primer lugar, lo que Just Eat ofrece a sus restaurantes es una línea de negocio con la que podrán facturar un 25% más, una plataforma de comercio electrónico segura e intuitiva y un canal de promoción en el que dar a conocer su marca y sus platos, entre otras cosas.

Se trata de un proceso totalmente automatizado y directo con el propio establecimiento. El usuario realiza el pedido desde la app o página web y se transfiere directamente a una tablet que da un aviso sonoro al restaurante. Este acepta el pedido y se genera un ticket con la información del mismo. A partir de este momento comienza la preparación y, una vez finalizada, el repartidor se encarga de trasladarlo a domicilio.

just-eat

Según Rebollo, uno de los grandes logros de la compañía ha sido la inclusión del mobile en el modelo de negocio, ya que hoy más del 60% de los pedidos de comida a domicilio se realizan a través de smartphones. Dentro de este mundo, “las redes sociales nos aportan un feedback amplio y sincero, gracias al cual mejoramos día a día… Además, son únicas para transmitir nuestra personalidad y estilo fresco y joven, algo que sirve para estar aún más cerca de nuestros usuarios y ganarnos su confianza” comenta Jesús.

Las tendencias de futuro de la compañía se centran en una respuesta inmediata al cliente y a una máxima variedad gastronómica ofreciendo, además de una mayor rapidez a la hora de la entrega, un incremento en la oferta, especialmente en lo que se refiere a comida gourmet. En línea con estas tendencias, han comenzado a probar en Londres un robot capaz de realizar envíos. De momento, se trata de un proyecto piloto que llegará a otras tres ciudades europeas y que, de resultar plenamente operativo, reducirá notablemente los costes de entrega a domicilio.

 



Los comentarios están cerrados.