• Reducir  fuente
  • Aumentar  fuente
09 Ene 2017

El 26% de los españoles contrata una tarifa móvil que no necesita para acceder a un ‘smartphone’ mejor


smartphone1

Aunque la gratuidad de dispositivos móviles es por ahora una tendencia en extinción, los smartphones siguen constituyendo un importante gancho de venta para los operadores de telefonía que operan en España. Así se deduce del III Estudio de Comparación Online hacia el Ahorro Inteligente, que elabora rastreador.com, donde se afirma que uno de cada cuatro clientes españoles (el 26,3%) contrata tarifas que le ofrecen más de lo que necesita (megas o minutos) a cambio de acceder a un teléfono móvil de mayor calidad.

Esta situación contrasta con la actitud reacia de los españoles a incumplir una permanencia sólo por sustituir su smartphone por otro mejor. Apenas un 13,1% afirma haber roto el contrato por este motivo y además el porcentaje desciende en comparación con el 2015, que era del 15,6%. Justo al contrario de lo que ocurre con el citado 26,3% de clientes que pagan tarifas que no necesitan, tendencia que se ha incrementado en dos puntos en el último año (24,4% en 2015).

Otro dato curioso que recoge el estudio es que el 57,5% de los usuarios aseguran no aprovechar todas las funcionalidades que les ofrece su dispositivo. Por edades, los jóvenes de entre 18 y 24 años son los más propensos a romper su permanencia o a contratar una tarifa que no necesitan, por poseer un terminal nuevo. En contraposición están los adultos de entre 55 y 65 años. El 20,2% de los jóvenes ha roto algún contrato de permanencia para obtenerlo y un 32,6% ha contratado una tarifa que no necesitaba, frente al 10,5% y el 21,3%, respectivamente, del grupo de 55 a 65 años.

El informe subraya también la especial atención que prestan los españoles a la cuota mensual que abonan por los servicios de telefonía. El 71,2% de los ciudadanos ha tomado medidas para ahorrar en  la factura de teléfono e Internet. El 22,7% de los clientes, de hecho, ha reducido su consumo, mientras que un 35,7% ha comparado activamente el contrato que tiene con el que ofrecen otros proveedores y el 22,3% incluso ha cambiado de proveedor.

A la hora de contratar una nueva línea ADSL, los factores que determinan la decisión son los siguientes: precio (68,1%), oferta por un pack integrado (51,8%), megas (36,1%), servicio e instalación (20,1%), reputación de la compañía (16,1%) y recomendación de un amigo o familiar (4,4%).

El estudio también indaga en lo que los clientes piden a las compañías telefónicas: precios más competitivos (71,3%), pagar por los megas reales que llegan hasta sus hogares (49,6%), mejor atención al cliente y servicio técnico (43,9%), paquetes integrados que engloben varios servicios (31,4%), servicios más personalizados (23,9%) o eliminar la telefonía fija si ya no se utiliza (23,3%).

El 8,8% de los ciudadanos también manifiesta que tiene intención de cambiar de operador en los próximos meses, por estar insatisfecho con el servicio que recibe. La principal causa es la falta de consonancia entre el servicio y sus necesidades reales. Así, el 66,9% de ellos cree que su contrato no se adapta a sus necesidades y que paga por un servicio que no utiliza. El 61,4% también sospecha que su compañía le ha cobrado de más en alguna factura. La insatisfacción, sin embargo, no es la primera causa del cambio de proveedor entre los abonados: El 18,9% se plantea cambiar para acceder a ofertas mejores que ha detectado en el mercado.



Los comentarios están cerrados.