• Reducir  fuente
  • Aumentar  fuente
01 Jul 2016

¿El 5G, una revolución?


iot

Las comunicaciones móviles nacieron allá por los años 80. Comenzaron dando un servicio al que muy pocos tenían acceso, pero, en poco tiempo se han ido democratizado hasta alcanzar grados insospechados, hay quiénes incluso lo consideran una necesidad.

Desde sus inicios (1G), hasta la actual LTE (Long Term Evolution) más conocida por 4G, siempre ha existido una revolución entre cada una de las generaciones. Por este motivo no es de extrañar que existan grandes expectativas conforme al 5G, que no tardará demasiado en llegar dado que se espera que empiece a comercializarse en 2020.

En la actualidad el 5G se encuentra en fases de pruebas, pero lo cierto es que el Organismo Global de Estandarización de Redes Móviles (3GPP), que engloba a empresas y otros agentes implicados, ha predefinido y planificado ya el calendario para establecer el estándar. Ya no se trata solo de ofrecer velocidades de vértigo, sino también de conseguir que las conexiones ganen en calidad, por un lado, mejorando el número de terminales al que puede dar servicio cada antena simultáneamente y por otro reduciendo la latencia. Las estaciones base (emisoras de señales 5G) serán capaces de dar dichas velocidades a cada terminal conectado, reduciendo los habituales problemas que se dan en las grandes aglomeraciones.

5g3

Hasta la llegada del 4G, las redes móviles han estado pensadas para comunicar a personas. El Internet de las cosas (IoT) ha empezado a aparecer en nuestras vidas gracias a la cuarta generación móvil pero dará un gran paso con esta nueva evolución, revolucionando y generalizando la interconexión digital de infinidad de objetos y máquinas con Internet. Y es que el mercado lo demanda, el último Ericsson Mobility Report reveló que para 2021 se prevé que existan en el mundo 28.000 billones de dispositivos conectados, de los cuales 16.000 serán parte del IoT superando así la cifra de smartphones.

En definitiva, aunque lo podremos usar en nuestros teléfonos móviles, el 5G está pensado para la industria, para crear una infraestructura de sensores conectados entre sí. Estas conexiones darán pie, a la aparición de drones y coches autónomos, la popularización de la realidad virtual, la industria 4.0 basada en robótica y nuevos servicios en la nube integrados en la red que dará mejores servicios de respuesta, entre otras cosas. Objetos tan cotidianos como los electrodomésticos, la iluminación y otros aparatos electrónicos, enviarán datos a través de Internet y podrán conectarse entre sí.

Este año, en el Consumer Electronic Show de Las Vegas hemos llegado a ver, gracias a la apuesta de Ericsson, una excavadora controlada a distancia con unas gafas de realidad virtual a través de la red 5G. Samsung, que se ha sumado recientemente a este negocio, presentó un vídeo de una demostración en vivo logrando una tasa de descarga de 1.2 Gbps con una conexión estable viajando a 110km/h. A principios de junio, AT&T adelantaba que habían superado la velocidad de los 10 Gbps en la conexión 5G, situándose a la cabeza de esta carrera por el momento… Lo que es innegable es la fuerza que ha cobrado en el último año esta tecnología que promete seguir dando que hablar y sorprendiendo hasta los más tecnólogos.



Los comentarios están cerrados.