• Reducir  fuente
  • Aumentar  fuente
10 Abr 2012

El Internet de la poesía


Poesía, por tgraurosPoesía, por tgrauros

En un medio tan vertiginoso como Internet, ¿hay sitio para la poesía? Pues parece que sí, ya que todos los internautas necesitan detenerse por unos momentos a disfrutar de unos versos. Además, la poesía se adapta a las nuevas tecnologías y ha encontrado su hueco en redes sociales como Twitter, que, debido a su idiosincrasia, son ideales para que este arte adquiera nuevas formas.

Entre las páginas web dedicadas a la poesía de nuestro país destacan A media voz, un espacio en el que se recopilan miles de poesías en español, desde los clásicos españoles como Francisco de Quevedo hasta autores más modernos, como Ana Rossetti. Soy poeta es, al mismo tiempo, un portal de noticias en el que se puede seguir la actualidad de la poesía en nuestro país y una red social para poetas, en la que encontrar recursos y compartir confidencias. De las webs colaborativas para escribir a cuatro, seis o cientos de manos destaca Coompone, en la que también se pueden crear letras de canciones.

La poesía también puede aunar la creatividad y la tecnología, por ello, la web Educacontic nos propone una serie de actividades para que los estudiantes trabajen con versos al mismo tiempo que usan las TIC. Por ejemplo, realizando un vídeo a partir de un poema y subiéndolo a Youtube, creando un libro virtual con diversos textos o colaborando en una presentación en Slideshare con una antología en verso.

Las redes sociales no escapan a esta explosión de la poesía en la red y espacios como Twitter se han convertido en espacios ideales para experimentar con las limitaciones de espacio y revelar las nuevas formas que la rapidez de la vida moderna impone a este arte. Es lo que proponen cuentas como las de @juanlumora, @SpritDLescalier, o la de @jeepster, cuyos tuits aparecieron y dieron título al libro recopilatorio de textos encontrados en Internet ‘Algunas ideas buenísimas que el mundo se va a perder‘.

 



Los comentarios están cerrados.