• Reducir  fuente
  • Aumentar  fuente
03 Oct 2016

Estados Unidos cede el control de una parte esencial de la infraestructura de Internet a la comunidad internacional


icann rec

El pasado 1 de octubre ha quedado ya señalado como una de las fechas destacadas en la historia de Internet. Una parte esencial de su infraestructura pasa de estar controlada por el gobierno de Estados Unidos a quedar en manos de una entidad de carácter global. Tras años de peticiones formales por parte de la Unión Europea y de otros países, el Departamento de Comercio de EEUU anunció, en marzo de 2014, el inicio de un proceso de transición que ahora culmina con la cesión del control del Sistema de Nombres de Dominio (DNS) a una entidad privada de ámbito internacional.

Internet es un mecanismo sofisticado en el que intervienen muchos factores para que todo funcione. Algo tan sencillo como teclear en el navegador la dirección de Internet del periódico que nos gusta leer y acceder automáticamente a esa página, encierra un complejo entramado de automatismos que hace posible navegar sin contratiempos. Si el DNS falla todo se paraliza. Se ocupa de traducir la dirección de una web a su auténtica dirección IP, que es una extensa sucesión de números que las máquinas utilizan para entenderse y enlazar unos sitios con otros. Un trabajo delicado, que se sustenta en una base de datos, y que, sin embargo, encierra un gran poder.

Este sistema lo gestiona la ICANN (Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números), una entidad creada por EEUU en 1998, que además es la autoridad mundial en todos los dominios genéricos (“.com”. “.net”…). Ahora, la ICANN deja de depender de la autoridad norteamericana y se configura como un nuevo organismo internacional sin ánimo de lucro en el que intervienen ingenieros, empresas, grupos no gubernamentales y organismos estatales de diversos países. Su misión seguirá siendo lograr un funcionamiento óptimo del sistema y garantizar la estabilidad, seguridad y transparencia de Internet.

Desde la entidad pública Red.es, que gestiona los dominios territoriales bajo el código de país España (el “.es”), se mantiene una relación fluida con el ICANN. El “.es”, al ser un dominio territorial, depende del Estado español no del ICANN, lo que garantiza que los beneficios que esta actividad genera se quedan y reinvierten en nuestro país. Sin embargo, el sistema de DNS afecta a todos los dominios del mundo por igual, con independencia de que sean territoriales o genéricos.

El ICANN, además, marca la pauta en las políticas de gestión de los dominios genéricos del mundo. El hecho de que su control dependa ahora de múltiples actores internacionales constituye un síntoma de apertura y transparencia; un nuevo paso en la historia de Internet.



Etiquetas: , , , ,

Los comentarios están cerrados.