• Reducir  fuente
  • Aumentar  fuente
16 Abr 2010

Etiquetas RFID preparan el camino a Internet de los Objetos


Las etiquetas RFID están cada vez más presentes a nuestro alrededor: en los peajes de autopistas, el parking del trabajo o al acudir a un hospital. Son esas etiquetas que nos colocan en la muñeca o que se ven en el calzado y en algunas prendas.

El uso de lo que muchos conocen como “Internet de los Objetos” está cada vez más extendido y son cada vez más las empresas que lo utilizan. Las etiquetas RFID pueden servir en una fábrica, por ejemplo, para llevar un control del material que entra, dónde está almacenado, qué características tiene y cuándo y a quién se va a distribuir.

Los beneficios son numerosos, ya que tal y como explica Daniel Torres, director del ONTSI (Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información), perteneciente al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, no se precisa contacto físico o visual.

RFID es una tecnología de captura e identificación automática de información contenida en etiquetas electrónicas a través de ondas de radio. Las aplicaciones del RFID en el campo del vehículo eléctrico son indudables y España va a ser uno de los pioneros a escala europea y mundial en este marco. Se espera que este sistema permita en pocos años que cualquier objeto a nuestro alrededor pueda intercambiar información y trabajar de forma coordinada, convirtiéndose así en “objetos inteligentes”.



Los comentarios están cerrados.