• Reducir  fuente
  • Aumentar  fuente
24 Jul 2012

Internet de Corea del Norte vs Internet de Corea del Sur


El país con la mejor conexión a Internet del mundo contra uno de los países con más restricciones para el acceso a la red del mundo. No sería tan extraño si ambos no fuesen el mismo país. O casi. Corea del Sur y Corea del Norte han permanecido separadas desde los años 50 y por ello en la actualidad son dos países que no tienen nada que ver. Aunque Internet podría volver a relacionarlos de un modo imprevisto. Corea del Sur, una superpotencia tecnológica, aspira a que, durante este 2012, todos sus hogares dispongan de una conexión a la red de un gigabyte por segundo. Esta apuesta gubernamental tiene que ver con las tecnologías que el país está desarrollando y que incluyen televisión en 3D, contenidos multimedia en alta definición, videollamadas en HD o videojuegos en streaming.

En cambio, Corea del Norte tiene una de las conexiones a Internet más restringidas del planeta. Dispone de una especie de Internet llamada Kwangmyong, que es una intranet a la que se puede acceder desde muy pocos terminales, pues la mayoría de la población no dispone de ordenador. Desde 2010, este país inició un tímido acceso a las redes sociales a través de perfiles gubernamentales en Twitter, YouTube o Flickr.

Corea del Sur no solamente es una referencia en cuanto a innovación tecnológica, también en la producción de contenidos digitales. Por ejemplo, otra iniciativa de su Ministerio de Educación es que todos los centros educativos del país utilicen dispositivos electrónicos con acceso a contenidos digitales en 2015, jubilando los obsoletos libros de texto. Pero en Corea también hay una cultura popular muy pujante que arrasa en toda Asia y que está llegando a Occidente sobre todo a través de Internet. La música pop, las series y las películas surcoreanas se disfrutan en todo el mundo a través de smartphones y tabletas.

Y, por lo que parece, este fenómeno, conocido como Ola Hallyu, está resquebrajando la férrea censura impuesta a sus vecinos del norte. Según un reciente informe de la consultora InterMedia, los norcoreanos se sienten muy atraídos por esta cultura popular, en especial por las series, que consumen de manera clandestina a través de DVDs piratas. Los norcoreanos pueden asomarse a la producción cultural del sur también gracias a las señales de televisión e internet que llegan a ellos desde las fronteras de Corea del Sur y China, otro ávido consumidor de los contenidos surcoreanos. Gracias a ellos, los norcoreanos que logran salir de su país cuentan que están empezando a saber cómo es la vida más allá de su territorio. ¿Logrará Internet hacer que estos dos países separados por el paralelo  38 se acerquen mucho más de lo que se han acercado en 6 décadas?



Los comentarios están cerrados.