• Reducir  fuente
  • Aumentar  fuente
07 Jun 2016

La RECI triplica el número de ciudades inteligentes en su cuarto aniversario


photo-1438550005440-ca2422768342

España es uno de los países europeos que se sitúa a la cabeza en el desarrollo del concepto de ciudad inteligente. Un avance que es seguido por otras naciones, con el objetivo de encontrar inspiración e importar ideas y soluciones. Esta situación ventajosa que disfruta nuestro país está directamente relacionada con el valioso papel que desempeña la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI), de la que ya forman parte un total de 65 municipios.

Esta asociación de ayuntamientos interesados en desarrollar experiencias y compartir estrategias, comenzó a gestarse en 2011, con la firma del ‘Manifiesto por las Ciudades Inteligentes. Innovación para el progreso’. Su compromiso era crear una red abierta para propiciar el progreso económico, social y empresarial de las ciudades a través de la innovación y el conocimiento, apoyándose en las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Tras varias reuniones de trabajo, a las que se sumaron un total de 19 ciudades, la red se constituyó formalmente justo un año después, en junio de 2012, bajo la presidencia del alcalde de Santander, Íñigo de la Serna. En el pasado mes de mayo tomó el relevo la alcaldesa de L’Hospitalet de Llobregat, Núria Marín. A lo largo de los 4 años que ahora se cumplen, la RECI no sólo ha triplicado sus miembros, lo constituye un crecimiento extraordinario, sino que ha ampliado sus líneas de trabajo y distribuido entre diferentes ciudades el liderazgo de las distintas áreas de desarrollo.

La nueva presidenta, Núria Marín, ha explicado a ‘Un blog en Red’ que unoa de las prioridades que se marca para esta nueva etapa es introducir el concepto de ciudad socialmente inteligente, smart social city,  “para generar proyectos que sumen, que multipliquen la cohesión social y que garanticen los derechos fundamentales”, ha explicado.

“Nuestro objetivo no debe ser solamente gobernar la ciudad, sino también transformarla socialmente. Convertirla en un espacio de oportunidades, donde no tenga cabida la discriminación y la desigualdad. La smart social city debe fomentar la participación y la colaboración, así como la corresponsabilidad de lo público, lo de todos. Debemos plantear una gestión social inteligente. Y para ello, debemos diagnosticar necesidades sociales y evaluar el impacto que nuestra acción produce”, afirma Marín.

La RECI trabaja en cinco grandes áreas de desarrollo, cuyos resultados luego se comparten en distintos foros y encuentros. Son las siguientes:

  • – Innovación Social: accesibilidad, cultura y deporte, participación ciudadana, salud y tele asistencia, gestión de emergencias, turismo y ocio, educación, gobierno abierto, opendata…
  • – Energía: información y difusión sobre eficiencia energética, así como las puesta en marcha de instalaciones de energías renovables.
  • – Medio Ambiente, infraestructuras y habitabilidad urbana: calidad ambiental, edificaciones sostenibles, domótica y gestión de edificios públicos, gestión de parques y jardines, habitabilidad, medición de parámetros ambientales, recogida y tratamiento de residuos…
  • – Movilidad urbana: movilidad eléctrica y sistemas inteligentes de transportes.
  • – Gobierno, economía y negocios: administración electrónica, nuevos modelos de negocios, empleo, comercio electrónico, entornos cloud…

 

“Trabajamos para que nuestros pueblos y ciudades sean cómodos y habitables, concebidos para las personas que residen o trabajan en ellos pero, también, para el visitante. Porque las ciudades son espacios de crecimiento y oportunidades, y bajo estas variables debemos construir el presente y el futuro de nuestros municipios. En el diseño y construcción de una ciudad, las personas son su alma, por tanto, hemos de considerar a los ciudadanos y ciudadanas como su principal activo, el centro de todo”, apostilla la presidenta de la RECI.

La Agenda Digital para España, a través del Plan Nacional de Ciudades Inteligentes, desarrolla distintos programas de ayudas, como son los programas de Ciudades e Islas Inteligentes, en colaboración con la RECI. El objetivo es mejorar los servicios que prestan las administraciones locales y mejorar su eficiencia, al tiempo que mantener y potenciar el papel de liderazgo que ejerce España en Europa.

Las 65 ciudades que actualmente conforman la RECI son: A Coruña, Albacete, Alcalá de Henares, Alcobendas, Alcorcón, Alicante, Almería, Alzira, Aranjuez, Arganda del Rey, Ávila, Badajoz, Barcelona, Burgos, Cáceres, Castellón, Ciudad Real, Córdoba, Guadalajara, El Puerto de Santa María, Elche, Fuengirola, Getafe, Gijón, Jaén, L’Hospitalet de Llobregat, Huelva, Las Palmas de Gran Canaria, Logroño, Lugo, Huesca, Madrid, Majadahonda, Málaga, Marbella, Mérida, Molina de Segura, Móstoles, Motril, Murcia, Oviedo, Palencia, Palma de Mallorca, Pamplona, Paterna, Ponferrada, Pozuelo de Alarcón, Rivas Vaciamadrid, Sabadell, Salamanca, San Cristóbal de La Laguna, Sant Cugat, Santa Cruz de Tenerife, Santander, Santiago de Compostela, Segovia, Sevilla, Tarragona, Toledo, Torrejón de Ardoz, Torrent, Valencia, Valladolid, Vitoria-Gasteiz y Zaragoza.



Los comentarios están cerrados.