• Reducir  fuente
  • Aumentar  fuente
04 Ene 2011

“Lo que falta realmente es una regulación que anime y ayude a los Business Angels”


Esta entrevista ha sido publicada en el último newsletter de red.es. Si deseas recibir el boletín en tu correo electrónico puedes suscribirte aquí.

Entrevistamos a Yago Arbeloa, CEO de Sync.es y presidente de la AIEI, Asociación de Inversores y Emprendedores de Internet.

¿Qué objetivos tiene AIEI?

La filosofía de la asociación es clara, queremos descubrir al mercado y a los inversores más tradicionales el tejido empresarial que se está construyendo alrededor de la red, un tejido, además, con un modelo de claro valor añadido. Las PYMES tienen que ir llegando a Internet, no de forma brusca ni radical, pero sí paulatina e inexorablemente. Hay que entender que se están produciendo cambios tecnológicos en todas las áreas: de gestión, logística, comercial, recursos humanos, etc. y hay que ir integrando la tecnología e Internet en cada una de esas áreas para que nuestras empresas puedan competir en un mundo globalizado. El rechazo a estos cambios sólo producirá que nos quedemos fuera del mercado.

¿Cuáles son las demandas más comunes que tienen en España las nuevas empresas?

Los proveedores tienen que ser capaces de ofrecer una respuesta global a todas las necesidades de las nuevas empresas, que irían desde la puesta en marcha de un proyecto web, adecuado a las características del modelo de negocio de una empresa, ya sea dominio hosting o desarrollo web, hasta todos los servicios que sean de promoción, marketing, etc. Asimismo, las empresas que se mueven por el mercado tradicional y quieren trasladar parte de sus operaciones o parte de su canal de ventas a Internet, necesitan una respuesta integral para que puedan realizar de una manera cómoda este traspaso.

¿Qué destacaría de los proyectos presentados dentro del foro de startups que organizaron en FICOD y de-muestra en EBE?

Fueron algunos proyectos que nosotros habíamos recogido a través de la asociación y que vimos que tenían cierto potencial, mezclados con un par que no habíamos visto, pero de los que sí habíamos oído buenas críticas y que pasaron un proceso de selección, y todos mostraron varios tipos de modelos de negocio que están por venir. El comercio electrónico aún está por explotar en España, existen muchos proyectos de comercio electrónico verticales enfocados a nichos muy concretos, como la decoración, la alimentación o el textil. También hubo un par de proyectos de movilidad, que buscan integrar las redes sociales con geolocalizadores.

¿Qué tipo de proyectos llegan a la asociación buscando asesoramiento y financiación?

Principalmente llegan dos tipos de proyecto, los que están en una fase muy temprana del mismo, con presentaciones en Power Point, que son a los que intentamos orientar para ver cómo deben presentarlo, si el modelo de negocio que han escogido es válido o no. Y el otro tipo, son ya algo más avanzados y se presentan con un producto desarrollado, donde podemos ver algo, y que buscan una financiación más seria para poner en marcha el proyecto.

¿Hacen falta más inversores o una mayor apuesta y confianza de los inversores privados en proyectos digitales?

Si pregunta a un emprendedor le dirá que falta inversión. Si, por el contrario, plantea la misma cuestión a un inversor le dirá que faltan buenos proyectos. La realidad es que hay dinero y desde la Administración se está apoyando a los emprendedores. Sólo hay que no caer en la desesperación, y presentar infinidad de veces el proyecto. En cada ocasión aprenderemos y mejoraremos. Lo que falta realmente es una regulación que anime y ayude a los Business Angels. Eso crearía un caldo de cultivo perfecto.

¿Cómo es el emprendedor 2.0 en nuestro país?

Al final, los emprendedores, como tal, son iguales en todas partes. Todos tienen un rasgo en común: su inquietud. No se conforman con un no y siguen moviéndose hasta encontrar una oportunidad y lanzarse. Todos parten de un presupuesto muy ajustado al que intentan sacar el mayor partido. Sus proyectos son diversos, muchos se centran en el sector de los servicios, que es el que más pujanza tiene en la red, así sus negocios aportan soluciones digitales a problemas analógicos, en el mayor de los casos. Facilitan e innovan en las ventas, alcanzando unas cuotas de beneficio impensables para un pequeño negocio radicado en un sitio fijo, ya que la red posibilita la apertura empresarial a todo el mundo al conseguir romper la limitación espacial. Hecho que facilita el progreso, estabilización y ampliación de un negocio online. Asimismo, Internet también es coto de acción de potentes empresas que desarrollan proyectos ideados expresamente para este medio, invierten en ellos grandes sumas de capital para potenciar sus acciones de negocio en la red, ya que son conscientes de la importancia que tiene estar presentes en ella.

España, en origen, no ha sido nunca un país de emprendedores. No existe una cultura emprendedora que se inculque en los colegios y universidades ni en la sociedad o en la familia. Pero, sin duda, podemos decir que Internet ha internacionalizado y modificado la cultura empresarial, algo que ha favorecido el surgimiento de una nueva generación que cuenta con una gran cantera de emprendedores digitales.

Para mí el tema de la cultura emprendedora, cómo fomentarla y mejorar su imagen en nuestro país, es un tema vital y apasionante. Recordemos que el peor problema estructural de nuestro país es el paro y que los únicos agentes de verdadera creación de empleo son las empresas. Por tanto, deberíamos atacar el problema desde la raíz. Si no hay empresas es porque faltan emprendedores.

¿Cómo es el perfil de inversor tecnológico español respecto a otros países?

En España, exceptuando a un par de inversores especializados que responden a un perfil profesional de la inversión, son comunes otros inversores que en lugar de meter sus ahorros en bolsa o a renta fija, decide apostar por el sector digital.

¿Qué consejos daría a un emprendedor digital?

Varias claves son importantes a la hora de emprender. Lo primero es que el proyecto sea invertible y, para ello, entre otras cosas, tiene que ocurrir que exista un mercado en el que podamos crear una necesidad que sea del tamaño suficiente para que, si necesitáramos inversores, éstos se sintieran atraídos. Ningún inversor financiará un negocio para que se produzca un autoempleo. Seguidamente el modelo de negocio tiene que ser escalable. Debemos ser capaces de aumentar nuestro negocio globalmente y con ese incremento de volumen mejorar nuestros márgenes. Por último, que se haya formado un equipo capaz de llevar a cabo lo que se refleja en el plan de negocio. Muchas veces ocurre que los proyectos que se plantean no pueden ser llevados a cabo por el equipo que lo está planteando y el inversor incluye en el pacto de socios la necesidad de contratar un puesto clave determinado en X meses que deberá llevar su visto bueno.



Los comentarios están cerrados.