• Reducir  fuente
  • Aumentar  fuente
03 Abr 2017

¿Por qué se habla tanto de blockchain?


blockchain_2Blockchain o cadena de bloques es una tecnología innovadora que se aplica al ámbito de Internet y que permite la creación de bases de datos distribuidas o repartidas, lo que garantiza la seguridad de una forma prácticamente inviolable, así como el respeto a la identidad y privacidad.

La expansión de esta tecnología es imparable según muchos analistas y supondrá una evolución en Internet. Hay que tener en cuenta que la seguridad constituye uno de los principales escollos para los internautas, que en muchos casos desconfían a la hora de adquirir productos y servicios o compartir datos personales. Según el ‘Esquema de indicadores de confianza digital en España’ del ONTSI, el 82,5% de la población española ya utiliza Internet. Sin embargo, el 32,5% manifiesta tener poca o ninguna confianza en la Red. Todo apunta a que blockchain es el avance sin precedentes que toda la comunidad aguardaba, para conquistar la incredulidad de los usuarios.

Blockchain surge del concepto de tecnologías de registro distribuido y utiliza un conjunto de distintas soluciones para garantizar la seguridad e inviolabilidad del sistema: P2P, sellado de tiempo, criptografía… Combinadas, permiten la creación de bases de datos descentralizadas, compuestas por distintos bloques sincronizados, que hacen posible gestionar su información con una seguridad elevadísima.

El sistema reparte la información por miles de dispositivos que conforman una cadena, de forma que aunque algunos de ellos fueran eliminados o alguien tratara de modificar sus datos, no afectaría al conjunto. La información que contiene una cadena de bloques no puede por tanto eliminarse. Conforma un registro permanente e inmutable, ya que permite añadir contenido, pero no modificarlo ni borrarlo; y siempre bajo consenso.

La primera vez que se aplicó tecnología blockchain fue en 2009 con la criptomoneda Bitcoin. Esa es la razón por la que, desde su origen, esta tecnología se asocie al fintech (tecnología de las finanzas), puesto que hace posible la realización de transacciones financieras entre dos participantes de manera segura, confiable e irreversible, sin necesidad de recurrir a un intermediario para garantice el proceso. Obviamente, esta operatividad directa, sin acudir a terceros por cuestiones de seguridad, se traduce en un importante ahorro de costes. Las transacciones, asimismo, tienen un carácter público pero anónimo, sin que se puedan asociar con ninguna persona o entidad.

Esta solución, sin embargo, es de aplicación para otros muchos sectores: retail, seguros, salud, logística, transporte… Hay quien define blockchain como la tecnología para inspirar confianza más importante de la historia y una puerta a la relación directa entre usuarios, prescindiendo de intermediarios que garanticen procesos (bancos, notarios, etcétera), en multitud de operaciones. En definitiva, se habla mucho de la revolución de blockchain y las previsibles consecuencias que puede tener; y aún está empezando.



Los comentarios están cerrados.