• Reducir  fuente
  • Aumentar  fuente
23 Sep 2016

ProFuturo, un proyecto para impulsar la educación digital en países en vías de desarrollo


IMG_1223 ret rec

En unblogenred.es hemos querido aproximarnos a uno de los proyectos sociales más ambiciosos que se desarrollan desde España, en el que se conjuga tecnología y educación: ProFuturo, que impulsan las fundaciones de Telefónica y La Caixa. La primera etapa de este programa de ayudas ya es una realidad en la región angoleña de Luena, donde 2.700 niños y adultos en proceso de alfabetización ya se están beneficiando de él.

ProFuturo nace en un contexto dramático, con 130 millones de niños en el mundo que, tras su paso por la escuela primaria, siguen sin haber adquirido conocimientos básicos de lectura y matemáticas. Otros 50 millones han dejado de ir a la escuela y hay estimaciones de que 24 millones más ni siquiera llegarán a pisarla nunca. Más del 23% de los niños, de hecho, abandonan el colegio antes de terminar la enseñanza primaria. En el África subsahariana y en América Latina esta tasa es del 20% y en el sudeste Asiático se dispara al 55%. Por eso, ProFuturo tiene previsto trabajar en estas tres grandes áreas, hasta beneficiar a 10 millones de niños en un plazo de cinco años.

En la mayoría de los países de estas regiones, el ratio de alumno por profesor formado se sitúa, en muchos casos, por encima del centenar. Las niñas, además, tienen mayor probabilidad de no recibir educación primaria que los niños (48% frente a 37%). Datos cuya crudeza contrasta, sin embargo, con un hecho incontestable: sólo aquellos que tengan acceso a una educación de calidad tendrán alguna posibilidad de salir de la pobreza.

La tecnología constituye una herramienta con gran potencial para mejorar la calidad y las condiciones formativas en estos países, además de llegar a un mayor número de alumnos. Es la premisa fundamental en la que se basa ProFuturo, con un objetivo prioritario: promover la igualdad de oportunidades, a través de una educación de calidad y equitativa utilizando las herramientas digitales.

El proyecto está orientado especialmente a niños y niñas de entre 4 y 12 años, aunque también está abierto a la alfabetización de adultos y emplea una metodología basada en el aprendizaje digital personalizado, que guía y supervisa un educador. Los contenidos a los que acceden los alumnos permiten desarrollar competencias lingüísticas, científicas, matemáticas y tecnológicas, así como valores y habilidades para la vida.

Como ejemplo del trabajo que ya desarrolla el proyecto ProFuturo está el programa piloto de Luena (Angola), del que ya se benefician nueve escuelas. Cinco de ellas son urbanas, tres están ubicadas en asentamientos de refugiados y otra pertenece a un municipio rural. Como ya decíamos al principio, de él se están beneficiando un total de 2.700 niños de primaria y adultos en fase de alfabetización. Colaboran 60 profesores, que trabajan en tres turnos para aprovechar al máximo esta tecnología.

Para hacer realidad el proyecto de Angola, ProFuturo ha remitido a este país un total de 20 maletas para el desarrollo del proyecto piloto. Cada una de ellas contiene un ordenador portátil, 25 tabletas, un proyector portátil y un concentrador de carga USB. Se han habilitado, asimismo, tres aulas informáticas en las escuelas. A ello se suma la plataforma Weclass, que es una solución offline, y 720 horas de contenidos educativos digitales.

El pasado mes de julio, una vez conocido el éxito de la prueba piloto de Angola, el proyecto ProFuturo se constituyó en una fundación del mismo nombre y ya prepara su expansión a otros países de las tres zonas más necesitadas. Representa, en definitiva, otro gran ejemplo de las nuevas posibilidades educativas que brinda la tecnología y una fórmula apasionante de cooperar con países emergentes.

Este mes de septiembre, el presidente de la Fundación Telefónica, César Alierta, presentó el programa ante 400 líderes religiosos del mundo, en el transcurso de un gran encuentro celebrado en la ciudad italiana de Asís. Allí, argumentó que “la educación es el instrumento más poderoso para reducir la desigualdad” y añadió que “tenemos una oportunidad única para valernos de la tecnología y acelerar el desarrollo y el bienestar social a través de la educación digital”, explicó. Seguiremos atentos la evolución de ProFuturo.



Los comentarios están cerrados.