• Reducir  fuente
  • Aumentar  fuente
09 Dic 2008

Redes sociales: las dos caras de dar la cara


Nuestra identidad digital está ligada ya a infinidad de redes sociales

Esta es una cara de las redes sociales:

“Una joven británica anunció el pasado mes de mayo en Facebook una macro fiesta en la mansión marbellí de sus padres. El resultado fue que cientos de personas se presentaron en el evento y se desató el caos: la tele, las mesas y las sillas acabaron en la piscina, se robaron joyas y se lanzó todo tipo de mobiliario por las ventanas. Cuando la policía llegó allí, la casa estaba prácticamente destrozada”.

Y esta es otra:

“Según los datos de la consultora comScore, siete de cada 10 internautas españoles visitan redes sociales. La española Tuenti cuenta con más de tres millones de usuarios activos y 7.500 millones de páginas vistas cada mes. En Tuenti, como medida de precaución, no permiten que los buscadores indaguen en los contenidos de los usuarios”.

Lo leemos en este reportaje de El Mundo sobre las redes sociales. Millones de personas en todo el mundo se comunican de manera permanente, en tiempo real y asíncronamente, a través de ellas. La profesora de Periodismo de la Universidad Carlos III de Madrid Tíscar Lara se pregunta qué implicaciones para la gestión de la identidad digital puede tener su uso.

Lara, que realiza una tesis sobre identidades digitales, advierte que reconocer las inmensas posibilidades que la Red nos ofrece para informarnos, comunicarnos y construirnos socialmente “no es incompatible con reconocer los riesgos que pueden acarrear en torno a temas como la credibilidad, la privacidad, la intimidad y la explotación comercial no consentida”.

Una anécdota en FICOD 2008

¿Tú que opinas? En el aún reciente FICOD 2008 recuerdo que un ponente trató este tema. Decía que alarmado por la cantidad de información personal que su hija adolescente ponía en una de estas redes, le dijo:

“Hija, ahora te parece divertido, pero el día de mañana quizá esta foto de ‘botellón’ junto a tus amigas la vea un responsable de RRHH que tenga que contratarte para un trabajo”

Sin duda, algo que muchos padres estarán pensando también en estos momentos. ¿Y cuál fue la respuesta de la hija?:

“Padre, es casi seguro que el ‘día de mañana’ ese mismo hombre también tenga colgadas por ahí decenas de fotos suyas de botellón”.

¿Analizamos la privacidad desde una óptica inválida para este nuevo mundo de hiperconectividad e hiperinformación? ¿El hecho de que todo el mundo acabe mostrándose en sus facetas personales en la Red invalidará cualquier efecto negativo de esta exposición?

¿O es sólo una moda que cuando pase dejará como estragos un increíble rastro de información personal casi imposible de borrar y que acabe perjudicando a sus protagonistas?

Foto (cc): derivado del original de Juan Nosé



Los comentarios están cerrados.