• Reducir  fuente
  • Aumentar  fuente
16 Dic 2014

Smart city: Smart ciudadanía


302_1.smartciti-logoA punto de culminar este año 2014 continuamos con la serie de firmas invitadas en esta plataforma institucional, hoy es el turno de Iñigo de la Serna, alcalde de Santander y presidente de la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI) con una entrada que lleva por título “Smart city: Smart ciudadanía”:

Hoy en día, prácticamente no hay una ciudad en Europa que no haya iniciado el proceso para convertirse en una ‘smart city’. Pero ¿por qué las ciudades quieren ser inteligentes? ¿Y qué papel juegan sus habitantes en ese proceso? Esas son preguntas que, probablemente, se hacen muchos ciudadanos de a pie, muchos vecinos de nuestras ciudades, que se sienten lejos del concepto -cada vez más leído y escuchado pero no por ello más cercano ni más comprendido- de la ‘smart city’. Y sin embargo, su implicación es determinante.

Suelo decir que una ‘smart city’ no es una ciudad inteligente sino una ciudad que se gestiona de una forma inteligente. Y que se ayuda de la tecnología para hacerlo. Las nuevas tecnologías nos van a permitir contar con unos servicios más eficientes en nuestros municipios y, sobre todo, recibir más y mejor información sobre esos servicios que se nos prestan desde la Administración local.

Por poner sólo un ejemplo: el abastecimiento de agua. Ya estamos implantando sistemas que hacen posible que cada vecino pueda consultar su consumo de agua en tiempo real a través del teléfono móvil, en el que también tienen a su disposición comparativas e históricos de los meses anteriores.

¿Qué conseguimos así? No sólo incrementar la transparencia en la gestión de este servicio sino hacerlo mejor y más eficiente puesto que, entre otras cuestiones, si se detectan consumos anormalmente altos, podremos comprobar si se debe a fugas o anomalías en la red, de manera que puedan solucionarse, evitando problemas al usuario y al propio servicio.

Los ciudadanos son, por tanto, los principales beneficiarios de los avances de la ‘smart city’. Y son también, sin duda, los que más pueden contribuir a ‘hacer ciudad’, no sólo desde el punto de vista social, económico y urbano, sino, además, en el plano de la innovación tecnológica. Su participación es clave en este camino que las ciudades ya están recorriendo.

Las personas pasan a ser elementos activos en la mejora de las ciudades a través de la tecnología. Y para ello, debemos dotarles de herramientas de manera que, teniendo los datos que generan las smart cities, puedan experimentar y crear servicios que mejoren las propias plataformas sobre las que se apoya esa gestión tecnológica. Se trata de que los ciudadanos contribuyan, con herramientas muy sencillas y con mucha información, a mejorar las ciudades. Que participen en la cocreación de ese modelo de ciudad en el que la innovación ocupa un espacio importante como elemento de desarrollo y de mejora de la calidad de vida.

Las diferentes iniciativas de Open Data, que ofrecen en abierto todos aquellos datos que la ciudad recoge a través de los diferentes sensores y dispositivos que tiene desplegados en sus calles, son una forma de incentivar esa participación de la ciudadanía en la creación de la smart city. Emprendedores y empresas pueden utilizarlos para generar servicios y productos innovadores en beneficio de la sociedad y con los que puedan contribuir, además, a favorecer la actividad económica y el empleo.

También se están poniendo en marcha plataformas en las que se pide la colaboración de los ciudadanos para plantear ideas y propuestas que contribuyan a mejorar su ciudad, utilizando para ello las nuevas tecnologías. En Santander, tenemos nuestro “city brain”, un suerte de ‘cerebro’ compartido, un lugar de encuentro digital en el que quienes quieren ser partícipes en el avance de la ciudad, pueden hacerlo en un foro abierto a todos.

Compartir datos, compartir ideas… Y compartir experiencias, en definitiva, que es lo que mueve a la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI), su verdadera razón de ser. Ya somos 60 ciudades las que estamos trabajando de la mano para que las smart cities españolas lo tengamos más fácil, para que lo que una de nuestras ciudades avance, sirva para abrir camino al resto, ahorrando tiempo y costes económicos, lo que, de nuevo, redunda en beneficio para los ciudadanos.

 



Los comentarios están cerrados.