• Reducir  fuente
  • Aumentar  fuente
25 Nov 2016

Televisión y menores: hay tanta preocupación como un uso escaso de los sistemas de control parental


family-310364_640

Educadores, psicólogos infantiles y otros expertos coinciden en que determinados contenidos televisivos pueden perjudicar el desarrollo físico, mental y moral de los menores. Lo que ellos ven a través de la pequeña pantalla se convierte en motivo de preocupación, tanto para los padres como para las personas que se ocupan de ellos (abuelos, tutores legales, etcétera).

Un estudio realizado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sobre protección del menor ha revelado datos interesantes a la par que insólitos: pese a la elevada preocupación por los contenidos a los que acceden los menores (más del 75% de los padres se declaran preocupados o muy preocupados), el uso de los sistemas de control parental en España es muy bajo. Sólo el 47,5% de los hogares con menores de edad afirma conocer la existencia de medios para bloquear o filtrar los contenidos audiovisuales que ven los menores en su hogar. De ellos, únicamente un 14,9% tiene activada alguna opción de control parental en los aparatos de televisión.

control-parental

La propia plataforma televisiva es la herramienta más utilizada para el bloqueo de contenidos (20,1%), pero le siguen muy de cerca el ordenador y la tableta, con un 19,1% y 18,5%.

Como es lógico, la preocupación es mayor cuanto menos edad tienen los menores, dado que, además de ser esponjas, los contenidos televisivos influyen en su percepción de la realidad. Los contenidos que más preocupan a los padres de menores de 15 años son los que exhiben violencia, los de carácter sexual explícito y/o relacionados con la prostitución, y aquellos que muestran conductas peligrosas que puedan ser imitadas por los menores, como actos vandálicos o malos hábitos alimenticios. En cambio, en menores de 16 a 17 años, además de los contenidos ya mencionados, preocupan también las expresiones verbales violentas o la discriminación a personas.

¿Y qué hay de la calificación por edades? Siete de cada diez hogares con hijos menores o que se hacen cargo de menores, habitualmente afirman conocer que los contenidos televisivos cuentan con una calificación por edades. Un 72,6% de ese porcentaje usa la señalización visual en la pantalla de TV para informarse de esa calificación, mientras que el resto utiliza otras fuentes, como la página web del canal de televisión.

Otro factor a tener en cuenta es la franja horaria en la que el menor puede estar más expuesto a ver la televisión en solitario. Según el estudio, la mayor franja horaria de lunes a viernes es de 18 a 20 horas. En cambio, en días festivos, los contenidos están más repartidos y la hora más peligrosa, según los padres, es de 17 a 18 horas.

Es importante que los padres conozcan los mecanismos que existen tanto para proteger al menor como para poder reclamar en caso de que exista algún contenido que no cumpla con la normativa vigente. En la actualidad, tan solo un 19,4% de los hogares españoles conoce la existencia de medios para reclamar sobre los contenidos que se emiten en televisión para niños y adolescentes, y de todos ellos solo un 2,8% lo ha hecho durante los dos últimos años.



Los comentarios están cerrados.